CON EL CAÑÓN EN LA BOCA

Un espacio para el desahogo, para el ahogo, para la soledad, para la compañía, para perder el control y retomarlo, para perderse completo y reencontrarse a medias, para ser un personaje y ser el autor al mismo tiempo, para gritar desaforado todos los silencios.

Mi foto
Nombre: Ricardo Hinojosa Lizárraga
Ubicación: Miraflores, Lima, Peru

Comienzo esto a la edad en que otros han terminado todo lo que les quedaba por hacer en vida: Hendrix, Morrison, Janis, Cobain. Que poco pueden parecer a veces 27, cuanto pueden significar en otras ocasiones. Fuera de eso, ya cumplí con los rituales del colegio y la universidad, el de los vanos intentos de socialización, el de la escuela de vida que te prepara para saber adonde no volver, o como extraviarte totalmente en la búsqueda de ser individual y no borrego de modas y antojos circunstanciales. Aunque, a pesar de eso, prosiga ahora como todos, como uno más, ganándome el pan y trabajando, cumpliendo protocolos y horarios, aunque prefiera quedarme en casa, escribir según mi ánimo, darle curso al onanismo (el mental y todos sus hermanos), almorzar cuando no toque, escupir al cielo eventualmente o sencillamente chasquear los dedos frente al público y hacer mi gran desaparición. A pesar de todo eso, estoy aquí, sacando bien, siempre con el cañón en la boca, tentando el número final que me haga perenne.

julio 09, 2008

No culpes a la noche


Las paredes son azules y naranjas y rojas y fuego y soledad. Solo soy yo bajo el foco encendido e inmutable, solo soy yo y un gran vaso de cerveza, y una gran botella al frente; soy yo, un porro alegre, y Mull of Kyntire desde la radio. My desire, is always to be here Oh Mull of Kintyre...elocuente optimismo de McCartney y Wings que se encuentra conmigo en ese sofá; conmigo, mi cerveza llena, mi porro alegre, mi libro de Hernando Núñez sobre las piernas y una antipática obsesión por el futuro que suele aparecer, sobretodo, cuando vuelves al desempleo. Aparente desempleo en mi caso, pero desempleo al fin.

Brindo conmigo mismo y con Hernando esta noche. “Mi cuerpo escribe/ y yo medito/ mis ojos detenidos/ junto al tiempo /mis manos orillan/ en la espuma de sueños/ y medito/ meditando...” Que propicio, hermano. Tan propicio como la calada profunda al porro que prosigue a la lectura. La calada, profunda, el humo llenando el espacio donde ya no se si estoy o soy el humo yéndose a la nada. Otra vez esta sensación de vacío. Otra vez este no ser la mesa, no ser el baño, no ser ni la radio, ni el techo, no ser las persianas, no ser nada y estar aquí. Aquí solo.

“I am the eye in sky/ looking at you/ i can read your mind...” parece que me cantara la chela que tengo en frente y no Alan Parsons y su siempre pertinente impertinencia. Según las normalmente extravagantes teorías del calendario romano, hoy es sábado, y es también 6 de julio, y es también de noche. Las 12.54 para ser más exactos. La plenitud de la juerga y la cebada gana las calles de Lima sin medio repiquetear de castañuelas pero con harto criollismo y yo, flojo, tintineante, stone y de nuevo flojo, permanezco aquí sentado esperando el sonido del próximo vinilo, el trago que acompañe y que asiente la noche entre mis párpados y mis pupilas. Permanezco aquí hasta hacerme el foco encendido e inmutable, hasta volverme la música imparable, hasta extenderme en los dominios de la noche. Hasta volverme silencio y despertar mañana.

2 Comments:

Blogger Pierre said...

oe necro, q pastel eres para mencionar esa canción de alan parsons xDDDD puta mare, es buenaza

si nos topamos en el msn me la rotas q no la tengo

immm the eye in the skyyyy

2:04 a. m.  
Anonymous Jose. E. said...

Paja paseo por tu blog, lo leí gratamente mientras el porro que fume desvanecía sus efectos,saludos!

10:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home